El Superzorro (Roald Dahl)

… Había una vez un valle… y en el valle tres granjas, y en las granjas, tres granjeros. Tres granjeros bastante feos, por cierto. Y además, antipáticos. Más feos y más antipáticos que Satanás. Se llamaban Benito, Buñuelo y Bufón…

* Traducción: Ramón Buckley
* Ilustraciones: Horacio Elena
* Editorial: Alfaguara

Los Cretinos (Roald Dahl)

… ¡Qué cantidad de hombres barbudos hay a nuestro alrededor hoy en día!
Cuando un hombre se deja crecer el pelo por toda la cara es imposible adivinar qué aspecto tiene.
Puede que lo haga por eso. Seguramente prefiere que no lo sepas…

* Traducción: Maribel de Juan
* Ilustraciones: Quentin Blake
* Editorial: Alfaguara

Un niño prodigio (Irène Némirovsky)

… Ismael Baruch había nacido un día de marzo en que nevaba mucho en una gran ciudad marítima y mercantil del sur de Rusia, a orillas del mar Negro…

* Traducción: Miguel Azaola
* Editorial: Alfaguara

El hombre sentimental (Javier Marías)

… «No sé si contaros mis sueños. Son sueños viejos pasados de moda, más propios de un adolescente que de un ciudadano. Son historiados y a la vez precisos, algo despaciosos aunque de gran colorido, como los que podría tener un alma fantasiosa pero en el fondo simple, un alma muy ordenada. Son sueños que acaban cansando un poco, porque quien los sueña despierta siempre antes de su desenlace, como si el impulso onírico quedara agotado en la representación de los pormenores y se desentendiese del resultado, como si la actividad de soñar fuese la única aún ideal y sin objetivo. No conozco, así, el final de mis sueños, y puede ser desconsiderado relatarlos sin estar en condiciones de ofrecer una conclusión ni una enseñanza. Pero a mí me parecen imaginativos y muy intensos. Lo único que puedo añadir en mi descargo es que escribo desde esa forma de duración —ese lugar de mi eternidad— que me ha elegido»…

* Editorial: Alfaguara

Los dominios del lobo (Javier Marías)

… La familia Taeger, compuesta por tres hijos —Milton, Edward y Arthur—, una hija —Elaine—, el abuelo Rudolph, la tía Mansfield y el señor y la señora Taeger, empezó a derrumbarse en 1922, cuando vivía en Pittsburgh, Pennsylvania…

* Editorial: Alfaguara

La mancha humana (Philip Roth)

… Corría el verano de 1998 cuando mi vecino Coleman Silk, quien, antes de retirarse dos años atrás, fue profesor de lenguas clásicas en la cercana Universidad de Athena durante veintitantos años y, a lo largo de dieciséis de ellos, actuó también como decano de la facultad, me dijo confidencialmente que, a los setenta y un años de edad, tenía relaciones sexuales con una mujer de la limpieza que contaba treinta y cuadro y trabajaba en la universidad…

* Traducción: Jordi Fibla
* Editorial: Alfaguara

Ensayo sobre la lucidez (José Saramago)

… Mal tiempo para votar…

* Traducción: Pilar del Río
* Editorial: Alfaguara

Los descosidos (Eduardo Varas C.)

… El inicio no es más que una elucubración, como casi todo. Un juego de disposiciones, la servidumbre del espíritu para sentirte mejor, el mismo ocaso. Emma, oh Emma. Pienso en Emma, grande, a todo color, bajando por las escaleras, aunque no sea Emma…

* Editorial: Alfaguara

El hijo del acordeonista (Bernardo Atxaga)

… Era el primer día de curso en la escuela de Obaba. La nueva maestra andaba de pupitre en pupitre con la lista de alumnos en la mano. «¿Y tú? ¿Cómo te llamas?», preguntó al llegar junto a mí. «José ―respondí―, pero todo el mundo me llama Joseba». «Muy bien.» La maestra se dirigió a mi compañero de pupitre, el último que le quedaba por preguntar: «¿Y tú? ¿Qué nombre tienes?». El muchacho respondió imitando mi manera de hablar: «Yo soy David, pero todo el mundo me llama el hijo del acordeonista»…

* Traducción: (Autor) y Asun Garikano
* Editorial: Alfaguara

Gente de letras

Ésta es una recopilación de comienzos de libros, tanto clásicos como contemporáneos, seleccionados según nuestros gustos. Esperamos que coincidáis con ellos en al menos un 90%.

Atentamente...

Fer, Paula, Xavier e Irina