Ansia y otros cuentos (Ingeborg Bachmann)

(LA BALSA)

En verano, el río es un coro de mil voces que las cascadas transportan, llenando el aire con su fragor. Pero en la orilla el sonido se atenúa, y parece que el agua murmura, como ensimismada. El río es ancho y la fuerza de la corriente parte y separa la tierra. Hacia el norte, el valle es sombrío y denso; acá cerca, el monte se reclina en el monte, el bosque se encarama por la comba de las laderas, y allá lejos, se yerguen cumbres más escarpadas que, en los días claros y bonancibles, dibujan en el horizonte un amplio arco que abraza el paisaje. Al otro lado del río, a la luz que huye de la frondosa hondonada, se levanta la casa, grande y señorial…

* Traducción: Ana María de la Fuente
* Editorial: Siruela

Mientras dan las nueve (Leo Perutz)

… Aquella mañana, la señora Johanna Püchl, de la tienda de ultramarinos de la Wiesengasse, había salido de su establecimiento hacia las siete y media. El día no era bueno. Corría un aire húmedo y fresco, y el cielo estaba nublado. Justamente el tiempo apropiado para disfrutar de una copita de aguardiente de ciruela slibowitz. Pero la botella de slibowitz de la señora Püchl estaba prácticamente vacía, y la tendera decidió reservarse lo que quedaba —con lo que apenas se llenaría un vasito— para el almuerzo de las diez. Para mayor seguridad guardó la botella bajo llave en el armario de la cocina, porque su marido, que estaba reparando el carrito de reparto en el patio, sabía apreciar igual que ella un buen aguardiente…

* Traducción: Amalia Bosch Benítez
* Editorial: Destino

Publicado en: Austria, Destino, Leo Perutz. Opina

¿Fue él? (Stefan Zweig)

… En lo que a mí respecta, puedo decir que estoy segura de que él fue el asesino, aunque me falta la última prueba, la irrefutable.
—Betsy —me dice siempre mi marido—, eres una mujer inteligente, eres aguda y rápida observando, pero te dejas llevar por tu temperamento y a menudo juzgas con demasiada precipitación.
Al fin y al cabo, mi marido me conoce desde hace treinta y dos años y tal vez, sí, es más que probable que tenga razón con su advertencia. De modo que debo hacer un esfuerzo y dominarme, para ocultar mi sospecha ante todos los demás pues me falta esa última prueba. Pero cada vez que me cruzo con él y viene a mi encuentro, leal y complaciente, el corazón se me para. Y una voz interior me dice: él y sólo él fue el asesino…

* Traducción: Berta Vias Mahou
* Editorial: Acantilado

La leyenda del Santo Bebedor (Joseph Roth)

… Un atardecer de la primavera de 1934, un caballero de edad madura descendía por las escalinatas de piedra que, desde uno de los puentes sobre el Sena, conducen a la orilla. Como sabrá casi todo el mundo, aunque la ocasión merece rememorar este hecho en la mente del lector, allí suelen dormir, o, mejor dicho, acampar los clochards de París.
Y uno de esos clochards fue como por azar al encuentro del caballero de edad madura…

* Traducción: Michael Faber-Kaiser
* Editorial: Anagrama

Publicado en: Anagrama, Austria, Joseph Roth. Opina

Juventud sin Dios (Ödön von Horváth)

25 de marzo

Sobre mi mesa hay flores. Preciosas. Un regalo de la buena de mi patrona, pues hoy es mi cumpleaños.
Pero necesito la mesa y aparto a un lado las flores, y también la carta de mis ancianos padres. Mi madre ha
escrito: «En tu cumpleaños te deseo, mi querido niño, todo lo mejor. ¡Dios todopoderoso te dé salud, suerte y felicidad!» Y mi padre: «En tu trigésimo cuarto cumpleaños, mi querido hijo, te deseo todo lo bueno. ¡Dios todopoderoso te dé suerte, felicidad y salud!»
La suerte siempre puede uno necesitarla, pienso para mí, y sano también estás. ¡A Dios gracias! Toco madera. Pero ¿y feliz? No, no lo soy. En absoluto. Pero, al fin y al cabo, ¿quién lo es?…

* Traducción: Berta Vias Mahou
* Editorial: BackList

El solterón (Adalbert Stifter)

… La higuera infecunda fue talada y arrojada al fuego abrasador.
Pero si el jardinero es benévolo y bondadoso, vela cada primavera por sus verdes hojas y favorece el reverdecer del árbol hasta que las hojas van faltando y al fin solamente quedan las secas ramas mirando al cielo. Finalmente el árbol es arrancado y su lugar desaparece en el jardín. Las otras miles de ramas y millones de hojas continúan creciendo y reverdeciendo sin que ninguna pueda decir: he brotado de sus semillas y produciré dulces frutos como aquel árbol…

* Traducción: Carlos d’Ors Führer
* Editorial: Impedimenta

Ofrenda a los lares. Praga en poemas (Rainer Maria Rilke)

(IM ALTEN HAUSE – EN LA VIEJA CASA)

Im alten Hause; vor mir frei
seh ich ganz Prag in weiter Runde;
tief unten geht die Dämmerstunde
mit lautlos leisem Schritt vorbei.

Die Stadt verschwimmt wie hinter Glas.
Nur hoch, wie ein behelmter Hüne,
ragt klar vor mir die grunspangrüne
Turmkuppel von Sankt Nikolas.

Schon blinzelt da und dort ein Licht
fern auf im schwülen Stadtgebrause.
Mir ist, daß in dem alten Hause
jetzt eine Stimme ,,Amen” spricht.

[En la vieja casa; ante mí extendida, / a mí alrededor veo toda Praga; / abajo, en lo hondo, avanza el crepúsculo / con sus silenciosos y ligeros pasos. // La ciudad se esfuma como tras un vidrio. / En lo alto, gigante con yelmo, / ante mí alza el claro y verde cardenillo / la torre con cúpula de San Nicolás. // Se van encendiendo aquí y allá luces / lejos, en el denso fragor ciudadano. / Y a mí me parece que en la vieja casa / me habla ahora una voz diciéndome «Amén».]

* Traducción: Jesús Munárriz
* Editorial: Hiperión
* ¿Bilingüe?: Sí [alemán + español]

Carta a D. Historia de un amor (André Gorz)

… Acabas de cumplir ochenta y dos años. Has encogido seis centímetros, sólo pesas cuarenta y cinco kilos y sigues siendo bella, elegante y deseable. Hace cincuenta y ocho años que vivimos juntos y te amo más que nunca…

* Traducción: Jordi Terré
* Editorial: Paidós

Esbozo de un amor a primera vista (Erich Hackl)

… En enero del treinta y siete, el austriaco Karl Sequens fue ingresado en un hospital de la ciudad de Valencia con el muslo perforado por una bala…

* Traducción: María Esperanza Romero
* Editorial: Laertes

Publicado en: Austria, Erich Hackl, Laertes. Opina

Gente de letras

Ésta es una recopilación de comienzos de libros, tanto clásicos como contemporáneos, seleccionados según nuestros gustos. Esperamos que coincidáis con ellos en al menos un 90%.

Atentamente...

Fer, Paula, Xavier e Irina