Lady Nicotina (J. M. Barrie)

… Las circunstancias en las que dejé de fumar fueron las siguientes:
No era más que un soltero, encaminado hacia lo que ahora veo como una trágica mediana edad. Me había acostumbrado hasta tal punto a que mi boca expulsara humo, que me sentía incompleto sin él. Lo cierto es que había llegado un momento en que podía abstenerme de fumar si no hacía nada más, pero me resultaba muy difícil en las horas más laboriosas. En cuento dejaba de lado mi pipa me encontraba a mí mismo dando vueltas sin cesar alrededor de la mesa. Jamás mendigo ciego se vio tan abyectamente guiado por su perro, o más reacio a cortar la correa…

* Traducción: Libertad Aguilera
* Editorial: Trama

Peter Pan y Wendy (J. M. Barrie)

… Todos los niños, excepto uno, crecen. Pronto descubren que habrán de crecer, y así fue como le sucedió a Wendy. Un día, cuando tenía dos años, andaba jugando por un jardín, cogió una flor y corrió hacia su madre. Supongo que debió de parecerle adorable, puesto que la señora Darling se llevó una mano al corazón y exclamó:
—¿Por qué no podrías quedarte así para siempre?
Eso fue todo lo que hablaron sobre el asunto, pero a partir de ese momento Wendy supo que crecería. Uno siempre lo sabe al cumplir dos años. Dos es el principio del fin…

* Traducción: Joan Riambau
* Ilustraciones: M. L. Attwell
* Editorial: Edhasa

Gente de letras

Ésta es una recopilación de comienzos de libros, tanto clásicos como contemporáneos, seleccionados según nuestros gustos. Esperamos que coincidáis con ellos en al menos un 90%.

Atentamente...

Fer, Paula, Xavier e Irina