Sola en la oscuridad (Peter Abrahams)

―Brucie, ¿puedes repetir esa frase? ―pidió Jill Monteiro, directora de la Compañía Prescott.
―«No te prreocupes, Grretel ―dijo Brucie―. Todo irrá fien.»
Jill fijó en él sus ojos oscuros, con expresión reflexiva.
―Ah. Eso debe de ser el acento alemán ―comentó.
Jawohl, Kommandant ―repuso Brucie.
―Porque Hansel era alemán ―dedujo Jill. Brucie entrechocó los talones―. Interesante.
―Oh, vamos ―comentó Sylvia Breen, caracterizada como la bruja, aunque en la vida real trabajaba en la caja de ahorros―. No se me dan bien los acentos. Ni lo más mínimo…

* Traducción: Javier Guerrero Gimeno
* Editorial: Salamandra
* Serie: Los misterios de Echo Falls, n.º 3

Detrás del telón (Peter Abrahams)

… Ingrid Levin-Hill estaba sentada en clase de Mates, inmersa en sus ensoñaciones. Tenía el mejor sitio del aula: al final de la fila junto a las ventanas, lo más lejos posible de la profesora, la señora Groome. La Escuela de Secundaria Ferrand se alzaba sobre una colina con vistas al río, más o menos un kilómetro y medio por encima de las cataratas. El río siempre resutaba interesante, en especial cuando una acostumbraba a fijarse en los detalles, tales como la forma en que el agua se rizaba al fluir alrededor de una roca, o el gran pájaro negro que se dejaba llevar por la corriente, las alas pegadas al cuerpo y…

* Traducción: Patricia Antón de Vez
* Editorial: Salamandra
* Serie: Los misterios de Echo Falls, n.º 2

Olvido (Peter Abrahams)

… Nick Petrov, en el estrado, aguardaba la siguiente pregunta. El abogado defensor levantó los ojos de su carpeta amarilla y enfocó su mirada escéptica, familiar para millones de espectadores de televisión por cable, sobre la cara de Petrov. El abogado tenía las cejas como las de Einstein, y en general se le parecía bastante, pensó Petrov, aunque su corte de pelo era mejor. El perfume del anterior testigo todavía endulzaba el aire.
—Ha hecho una buena carrera —dijo el abogado—. ¿No le parece, señor Petrov?
Un mejor corte de pelo y una actitud más maligna…

* Traducción: Mariano García
* Editorial: Suma de letras

Behind the curtain (Peter Abrahams)

ingrid Levin-Hill sat in math class, her mind wandering pleasantly. She had the best seat in the house — very back of the outside row by the windows, about as far as could be from the teacher, Ms. Groom. Ferrand Middle School stood on a hill overlooking the river, about a mile upstream from the falls. There was always something interesting to see on the river, especially if you were in the habit of noticing little details. Little details like how the water ruffled up as if it flowed around a rock, and a big black bird drifting on the current, wings tucked under its chin, and—

* Editorial: Harper Collins
* Serie: Echo Falls Mystery Series, n.º 2

Al otro lado del espejo (Peter Abrahams)

… Tres semanas después de haber cumplido trece años, Ingrid Levin-Hill estaba sentada en la sala de espera del ortodoncista, pensando. Al nacer eres mona. Los bebés son monos. No es muy difícil adivinar el motivo: para que se les perdone que sean tan molestos. Luego creces un poco y la gente te dice: «Qué cabello tan bonito» o «Mira qué ojazos azules», o cualquier otra cosa agradable que te induce a creer que aún estás en el bando de las monadas. Más tarde, a los doce o trece años, ¡pum!, te dicen de pronto que tienes que arreglártelo todo. Es el momento de que entren en escena el ortodoncista, el dermatólogo, el tipo de las lentillas, el de los tintes para el pelo e incluso el que te hace un arreglillo en la nariz. Entonces te miras en el espejo, te miras de verdad por primera vez, ¿y qué ves? Oh, Dios santo…

* Traducción: Patricia Antón de Vez
* Editorial: Salamandra
* Serie: Los misterios de Echo Falls, n.º 1

Gente de letras

Ésta es una recopilación de comienzos de libros, tanto clásicos como contemporáneos, seleccionados según nuestros gustos. Esperamos que coincidáis con ellos en al menos un 90%.

Atentamente...

Fer, Paula, Xavier e Irina