(CARTA DE ADELBERT VON CHAMISSO A JULIUS EDUARD HITZIG)
Tú, que no olvidas a nadie, te acordarás aún de un tal Peter Schlemihl, al que en años pasados viste en mi casa algunas veces, un joven de largas piernas, que era considerado torpe por ser desmañado y perezoso por su lentitud…

(…)

Después de una feliz travesía marítima, que para mí sin embargo resultó muy incómoda, por fin llegamos a puerto. Una vez que el bote me hubo dejado en tierra, cargué mis pequeñas pertenencias en el hombro y, abriéndome paso por entre la multitud pululante, me dirigí a la casa más humilde y próxima, frente a la cual colgaba un anuncio. Pedí una habitación y el mozo, midiéndome con la mirada, me condujo hasta la buhardilla. Hice que me trajera agua fresca y le pedí que me indicara exactamente dónde podía encontrar al señor Thomas John.
—Antes de llegar a la Puerta del Norte, la primera finca a mano derecha, una casa grande y nueva, de mármol rojo y blanco y con muchas columnas…

* Traducción: Ulrike Michael-Valdés y Hernán Valdés
* Ilustraciones: Agustín Comotto
* Editorial: Nórdica

No hay opiniones para “La maravillosa historia de Peter Schlemihl (Adelbert von Chamisso)”

Opina

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Gente de letras

Ésta es una recopilación de comienzos de libros, tanto clásicos como contemporáneos, seleccionados según nuestros gustos. Esperamos que coincidáis con ellos en al menos un 90%.

Atentamente...

Fer, Paula, Xavier e Irina