Metafísica de los tubos (Amélie Nothomb)

… En el principio no había nada. Y esa nada no estaba ni vacía ni era indefinida: se bastaba sola a sí misma. Y Dios vio que aquello era bueno. Por nada del mundo se le habría ocurrido crear algo. La nada era más que suficiente: lo colmaba.
Dios tenía los ojos perpetuamente abiertos y fijos. Si hubieran estado cerrados, nada habría cambiado. No había nada que ver y Dios nada miraba. Se sentía repleto y compacto como un huevo duro, cuya redondez e inmovilidad también poseía.
Dios era la satisfacción absoluta. Nada deseaba, nada esperaba, nada percibía, nada rechazaba y por nada se interesaba. La vida era plenitud hasta tal punto que ni siquiera era vida. Dios no vivía, existía…

* Traducción: Sergi Pàmies
* Editorial: Anagrama

Una opinión para “Metafísica de los tubos (Amélie Nothomb)”

  1. 21 octubre de 2008 @ 16:07 #Fer

    ¡Ah, Nothomb! Un sólo libro (quizás es suficiente con una página) y ya soy fan de ella.

    Lo único que ha evitado que no haya leído más de Nothomb es que no he logrado encontrar más, pero, a donde voy, siempre pregunto por libros de Amélie Nothomb.

    Me quedé con ganas de más.

Opina

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Gente de letras

Ésta es una recopilación de comienzos de libros, tanto clásicos como contemporáneos, seleccionados según nuestros gustos. Esperamos que coincidáis con ellos en al menos un 90%.

Atentamente...

Fer, Paula, Xavier e Irina