La librería (Penelope Fitzgerald)

… En 1959, Florence Green pasaba de vez en cuando alguna noche en la que no estaba segura de si había dormido o no. Se debía a la preocupación que tenía sobre si comprar Old House, una pequeña propiedad con su propio cobertizo en primera línea de playa, para abrir la única librería de Hardborough…

* Traducción: Ana Bustelo
* Editorial: Impedimenta

Publicado en: Impedimenta, Penelope Fitzgerald, Reino Unido. Comentarios desactivados en La librería (Penelope Fitzgerald)

Para leer al anochecer (Charles Dickens)

(PARA LEER AL ANOCHECER)

Uno, dos, tres, cuatro, cinco. Había cinco. Cinco guías, sentados en un banco en el exterior del convento que se encuentra sobre el collado del Gran San Bernardo en Suiza, absortos en las cumbres lejanas tintadas por la puesta de sol, como si una considerable cantidad de vino hubiera sido escanciada sobre la cima de la montaña y no hubiera tenido tiempo de hundirse en la nieve…

* Traducción: Marian Womack y Enrique Gil-Delgado
* Editorial: Impedimenta

Publicado en: Charles Dickens, Impedimenta, Reino Unido. Comentarios desactivados en Para leer al anochecer (Charles Dickens)

La figura de la alfombra (Henry James)

… Yo ya había publicado algunas cosas y había hecho algún dinero: quizá incluso había tenido tiempo para empezar a creer que era más sutil de lo que alcanzaban a ver los más condescendientes; pero a la hora de evaluar mi carrera ―una costumbre sin duda de tipo nervioso, pues aún hoy es bastante corta― tomo como auténtico punto de partida la noche en que George Corvick, jadeante y preocupado, vino a pedirme que le hiciera un favor…

* Traducción: Enrique Murillo
* Editorial: Impedimenta

Publicado en: Estados Unidos, Henry James, Impedimenta, Reino Unido. Comentarios desactivados en La figura de la alfombra (Henry James)

El hospital de la transfiguración (Stanislaw Lem)

… El tren paró en Nieczawy solo un momento. Disimuladamente, Stefan se abrió paso a empujones entre la multitud hasta alcanzar las puertas, saltó justo cuando resopló la locomotora y al instante oyó el estrépito de las ruedas a sus espaldas. Durante una hora había estado tan preocupado por bajarse allí, que se había olvidado del objetivo mismo de su viaje. Y, por fin, respirando un aire tan puro que después de la mala ventilación que había en el tren le resultaba cortante, caminaba con paso inseguro, con los ojos entrecerrados por el sol, liberado e indefenso al mismo tiempo, como si acabara de despertar de un sueño profundo…

* Traducción: Joanna Bardzińska
* Editorial: Impedimenta

Publicado en: Impedimenta, Polonia, Stanislaw Lem. Comentarios desactivados en El hospital de la transfiguración (Stanislaw Lem)

De la elegancia mientras se duerme (Vizconde de Lascano Tegui)

… El primer día en que confié mi mano a una manicura fue porque iría en la noche al Moulin Rouge. La antigua enfermera me recortó los padrastros y esmeriló las uñas. Luego les dio una forma lanceolada, y al concluir su tarea las envolvió en barniz. Mis manos no parecían pertenecerme. Las coloqué sobre la mesa, frente al espejo, cambiando de postura y de luz. Tomé una lapicera con esa falta de soltura con que se toman las cosas ante un fotógrafo y escribí.
Así comencé este libro.
A la noche fui al Moulin Rouge y oí decir en español a una dama que tenía cerca, refiriéndose a mis extremidades:
—Se ha cuidado las manos como si fuera a cometer un asesinato…

* Editorial: Impedimenta

Publicado en: Argentina, Impedimenta, Lascano Tegui. Comentarios desactivados en De la elegancia mientras se duerme (Vizconde de Lascano Tegui)

El sendero en el bosque (Adalbert Stifter)

… TENGO UN AMIGO QUE, aunque todavía vive y aunque entre nosotros no suele ser habitual contar historias de gente viva, me ha consentido que cuente un caso que está relacionado con él para provecho y servicio de todos aquellos que son grandes necios; quizá puedan éstos sacar algún beneficio del relato…

* Traducción: Carlos D’Ors Führer
* Editorial: Impedimenta

Publicado en: Adalbert Stifter, Austria, Impedimenta. Comentarios desactivados en El sendero en el bosque (Adalbert Stifter)

Botchan (Natsume Soseki)

… Desde niño, he tenido una impulsividad innata que me viene de familia y que no ha hecho más que crearme problemas. Una vez, en la escuela primaria, salté desde la ventana de un primer piso y no pude andar durante una semana. Alguien se preguntará por qué hice semejante tontería. Pero la verdad es que no hubo ninguna razón especial. Simplemente estaba un día asomado a una de las ventanas del nuevo edificio de la escuela, cuando uno de mis compañeros de clase comenzó a meterse conmigo diciéndome que, por mucho que me hiciera el gallito, en realidad no era más que un cobarde y que no sería capaz de saltar. El bedel tuvo que llevarme esa misma noche a cuestas a mi casa. Cuando mi padre me vio, se enfadó muchísimo y me dijo que no podía comprender cómo alguien se podía quedar sin caminar simplemente por haber saltado desde la ventana de un primer piso. Le respondí que la siguiente vez que saltara no me volvería a ocurrir…

* Traducción: José Pazó Espinosa
* Editorial: Impedimenta

Publicado en: Impedimenta, Japón, Natsume Soseki. Comentarios desactivados en Botchan (Natsume Soseki)

Gente de letras

Ésta es una recopilación de comienzos de libros, tanto clásicos como contemporáneos, seleccionados según nuestros gustos. Esperamos que coincidáis con ellos en al menos un 90%.

Atentamente...

Fer, Paula, Xavier e Irina